Mi Historia de Éxito y Pérdida de Peso

La Emoción que lo Desencadenó Todo

A los 9 años, entré en la cocina, que tenía ese delicioso olor a horneado, y vi a mi madre ocupada cocinando... el fregadero estaba a reventar con cazuelas y utensilios desordenados, la encimera parecía una estantería de supermercado enmarañada y la enorme mesa de la cocina estaba llena de comida preparada. Le pregunté: "Mamá, ¿qué está pasando?" Y, mientras cocinaba, me dijo: "Es el cumpleaños de tu hermano y ha invitado a todos sus amigos".

 
Me dió un SHOCK. Mi mente se quedó en blanco por unos segundos. 


Claro que sabía que era el cumpleaños de mi hermano, pero nunca habíamos invitado a amigos. Siempre celebrábamos los cumpleaños en familia, eso era así. 


Así que le pregunté de nuevo: "Pero mamá, ¿qué quieres decir que ha invitado a sus amigos, ¿para qué?" Se paró, me miró y me dijo: " Pues ha decidido hacer una fiesta de cumpleaños y ha invitado a todos los amigos del colegio y a los de la urbanización. Y conociendo a tu hermano, cariño, sólo puedes imaginarte cuánta gente será". Ella se dio la vuelta y continuó con su propio show de MasterChef.

Todo mi mundo, tal como lo conocía, se derrumbó frente a mí. ¿Cómo nadie pudo haberme dicho nada sobre esto? ¿Cómo nadie pudo prepararme? ¿Cómo podía mi hermano no invitarme? ¿Cómo iba a lidiar con todos estos extraños en mi casa? 


Ahora, tras el shock, ¡estaba destrozada! 


No era lo suficientemente significante para que me mantuvieran informada, no era lo suficientemente interesante para que mi hermano prefiriera celebrar su cumpleaños conmigo en vez de con sus amigos, no era lo suficientemente divertida para que me invitara a su fiesta.

 

Mis sentimientos no le importaban a nadie y, estaba tan asustada por la avalancha de gente que se me venía encima, que sólo quería hacerme invisible. 


Me sentí traicionada, sola y rechazada. No pertenecía a esa familia. Nunca iba a ser una niña extrovertida como mi hermano, nunca iba a estar rodeada de amigos como mi hermano, nunca iba a ser popular como él. 

Un evento traumático es aquel que vives solo (no se lo cuentas a nadie),

te produce un impacto  emocional, y genera dificultades significativas en tu vida.

No es la gravedad del evento, sino el significado e interpretación que le das, lo que afecta tu vida.

Seamos sinceros, esa niña tímida estaba DESTINADA AL FRACASO y a sufrir comparacionitis crónica. 


Una mujer que encontraría consuelo y aliviaría sus sentimientos en la comida, porque no le importaba lo suficiente a nadie más. 


Una mujer que estaría entusiasmada con las insignificantes demostraciones de afecto de su pareja porque, por mucho que diera, nunca podría dar lo suficiente a hombres que no apreciaran su valor. 

Una mujer que sólo aspiraría a trabajos de bajo sueldo, a pesar de invertir sin parar en su educación, porque necesitar ser invisible, aminalarse, y querer tener éxito, son las dos caras opuestas de la misma moneda que nunca mirarán en la misma dirección. 


En resumen, una mujer que nunca se sintió valorada y merecedora de ser atractiva, recibir amor y tener éxito, porque todo eso pertenecía a las "otras" personas, a las personas que eran suficiente, que importaban y que pertenecían al grupo.

 

Era diferente, insignificante y pasada por alto, y tenía que trabajar el doble o dar el doble para recibir migajas a cambio. 


Y yo ERA esa mujer. 

Pero después, trabajé... en MÍ

Sané los problemas emocionales que me hacían ponerme a dieta y engordar

La mujer que SOY hoy es completamente diferente. 


La mujer que ves hoy aquí, pesa 28 kg menos, se siente segura y atractiva en su cuerpo, está en una relación amorosa con el hombre más asombroso, que demuestra cuánto la admira y aprecia consistentemente, tiene un negocio próspero y exitoso que impacta positivamente a otros, y está encantada de conocer gente y mostrar su originalidad en público. 


Esta mujer está orgullosa de ser quien es, con todos sus defectos, se ama a sí misma y aprecia lo mucho que vale. 

Dejé de vivir la vida como una consecuencia accidental injusta, limitante y sin remedio de mi infancia y empecé a trabajar en mí misma para cambiar las cosas desde mi interior. Todas las dietas rigurosas que hice, todos los años de terapia en los que gasté dinero, todos los títulos y diplomas que acumulé, no me llevaron a ninguna parte. 


Así que dejé de culpar a mi asquerosa gordura, a mis novios abusivos y a mi trabajo poco gratificante, y empecé a apreciarme, a amarme y a valorarme a mí misma. Y entonces mi camino estéril, insípido e incoloro se convirtió en una vida llena de confianza inquebrantable, amor verdadero y éxito maravilloso.

Nada me había funcionado antes hasta que sané la raíz emocional del problema

La razón por la que nunca me había funcionado nada antes, era porque ninguna dieta jamás se ocupó de mis bloqueos emocionales.


La razón por la que estaba atascada en el ciclo de "adelgazar y engordar" era porque ninguna dieta jamás me dio una confianza inquebrantable en mi misma.

Habiendo terminado otra relación inútil, lo que más quería era perder todo el peso que había engordado para tener confianza en mí misma para salir de nuevo. Pensé que estar gorda era la razón de mi baja autoestima, de encontrarme en relaciones emocionalmente abusivas y de no lograr ascender en el trabajo.

Así que comencé a trabajar en mí misma, sanando las heridas emocionales de mi pasado. Lo que me esperaba era descubrir que fueron en realidad mi falta de confianza y baja autoestima y valoración de mí misma lo que me había llevado a comer en exceso y darme atracones, lo que me atraía a parejas que no me apreciaban y lo que me impedía progresar profesionalmente.

 

Fue esa comprensión y el darme cuenta de ello lo que me puso en mi fantástico camino hacia el éxito. 

 

Marta, que vino a verme por problemas de autoestima, se sorprendió al descubrir que su problema no se debía a todo lo que podía explicar y razonar de forma lógica, sino a experiencias que ni siquiera recordaba de su infancia. 

Por eso estoy dedicada a ayudarte a ahondar lo suficiente y a liberarte.


Por eso amo lo que hago y hago lo que amo.

Perdí peso fácilmente, sin esfuerzo y sin hacer dieta

En uno de mis talleres Confident Weight, durante la demostración, Kathleen se me acercó y me preguntó: "Venga, Lorena, de verdad has tenido todas estas patatas fritas, galletas y dulces en casa 6 meses y has sido capaz de no tocarlas?" Le respondí: "Sí, lo guardo todo en esta caja. Todas esas cosas me son totalmente indiferentes. Prefiero comer la comida saciante que yo misma hago". Al día siguiente de su primera sesión online conmigo, Kathleen preparó brócoli y coliflor para acompañar el pollo, algo que nunca había hecho antes. 

Resultado de Stefany durante sus 10 semanas en mi programa Confident Weight

Cuando conocí a Stefany, estaba desesperada por perder el peso que había recuperado desde su cara cirugía de liposucción. Me preguntó: "Pero, Lorena, ¿no hay veces que te lo tienes que comer todo?" Y le dije: "No. Sólo como cuando tengo hambre y paro cuando estoy llena. Si me obligo a comer más, me siento realmente mal por horas y no puedo soportarlo". Y cuando salió a cenar con sus amigos después de nuestra primera sesión, se sorprendió cuando, sin pensarlo, apartó el plato, ¡que todavía tenía comida! 


Y es que, cuando erradiqué la basura emocional que llevaba encima, la cual oprimía cómo realmente me sentía y lo que pensaba de mí misma, fue como si un peso se me hubiera quitado de encima y la armonía hubiera vuelto a mi vida. Ya no tenía que pensar que hacer con la comida, simplemente lo hacía. 

Y me beneficié del efecto dominó que tuvo en mi vida

Llegar a la raíz de mis problemas de peso, descubrir que eran mi confianza y autoestima destrozadas las que lo causaban, y recuperar mi poder, fue la experiencia más liberadora de mi vida.

 

Solucioné mis problemas con el peso pero, en el proceso, me sentí bien conmigo misma. Esto tuvo un efecto dominó en mi autoestima, tenía más confianza y seguridad en mí misma, más gente se me acercaba para hablar conmigo y notaban la diferencia. Me felicitaban por mi pérdida de peso pero también mencionaban que me veía más feliz, más tranquila y segura de mí misma.

 

Quería más de este efecto dominó, así que continué queriéndome a mí misma y, cuanto más profunda era la herida que sanaba, más fuerte se hacía mi autoconfianza, curé mi capacidad de amar, mi autovaloración, y comparisonitis. Sanando mis emociones y liberando mi mentalidad de Confident Weight, terminé con el engordar y adelgazar cada dos por tres de toda mi vida, conocí a mi maravilloso compañero, emprendí mi propio negocio, ¡y me subí a un escenario! 

Si fue posible que esa niña tímida, que pasó su infancia, adolescencia y vida adulta sintiéndose 'menos que', desvalorizada e insignificante, sintiéndose sola, diferente y desconectada, que creció soportando el desgaste emocional de darlo todo en las relaciones, que sufrió la marginación de la ansiedad social y que se conformó con trabajos inferiores a sus capacidades, si fue posible que al fin se convirtiera en una mujer que se siente atractiva, valorada y segura, con hábitos sanos, con una pareja cariñosa y un negocio exitoso, entonces tú también puedes tener la vida que deseas. 


Mi misión es darte la oportunidad de hacerlo, porque no has nacido para vivir una vida pequeña como fue la mía.

 

Estás aquí para desarrollarte, prosperar y disfrutar de la vida.

 

La elección es tuya.

Cómo Puedes Trabajar Conmigo

Plan Oro

4 semanas

1 hr Elaboración de tu vida ideal

2.5 hr Sesión de Hipno-Regresión

1 Sesión de Coaching Estratégico

1 Grabación Personalizada

Seguimiento Online Semanal

Plan Platino

10 semanas

1 hr Elaboración de tu vida ideal

3 x 2.5 hr Sesión de Hipno-Regresión

3 x Sesión de Coaching Estratégico

3 x Grabación Personalizada

Seguimiento Online Semanal

24/7 Apoyo Online

Platino a Plazos

10 semanas

1 hr Elaboración de tu vida ideal

3 x 2.5 hr Sesión de Hipno-Regresión

3 x Sesión de Coaching Estratégico

3 x Grabación Personalizada

Seguimiento Online Semanal

24/7 Apoyo Online

 

Testimonios de Clientes

Adelgazar

"¡La mejor inversión de mi vida! Mis dos meses con Lorena han sido asombrosos y los resultados más increíbles que la lipo y abdominoplastia que me había hecho.

 

Ahora elijo dejar comida en el plato sin pensarlo en cuanto me siento llena, lo cual es algo que nunca antes hubiera hecho, y me sirvo porciones más pequeñas. Ya no como pan para desayunar, elijo copos de avena y fruta en su lugar. Los antojos de chocolate han desaparecido.

 

Es maravilloso poder volver a ponerme los vaqueros que me compré tras mi cirujía. Mi autoestima y confianza en mi misma están por todo lo alto y ahora estoy en el buen camino para llegar a mi peso ideal y tener éxito en mi negocio."

Stefany, Reino Unido clubaftercare.com

*Ningún resultado es garantizado. Todo testimonio es sólo de referencia y tu experiencia personal puede diferir de los resultados mostrados.

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest

© 2020 by Lorena Gonzalez